Construyendo desde lo alto

Acá te explicamos una de las labores más importantes en una construcción: ser alpinista.

 

Ser alpinista es una de las tantas labores que se necesitan para sacar adelante una obra. En este trabajo de alturas se cumplen funciones como limpiar, pintar y resanar la fachada de un edificio, además de la instalación de mallas de protección y demás materiales requeridos en el proceso de construcción.

Norbey Alberto Blandón, lleva trabajando en obras más de una década, pero desde hace 6 años comenzó como alpinista prestando sus servicios a Óptima. Para poder llegar a este cargo, lo primordial fue hacer el curso de entrenamiento en alturas dictado por el SENA, el cual lo certificaba y le permitía desempeñarse en este cargo.

Él admite que lo que más le costó en un principio fueron las alturas, pero con el pasar del tiempo fue adquiriendo más confianza, y aunque sabe que debe conservar siempre la cautela, hoy se siente seguro cuando pende de las dos cuerdas, el freno, los mosquetones y la tabla; todos implementos necesarios para hacer esta función.

Los alpinistas pueden alcanzar hasta 100 metros de altura, dependiendo de los pisos de la torre, y en algunas ocasiones pueden estar hasta 5 horas suspendidos en el aire, dependiendo de lo que les toque hacer. Definitivamente, una labor de admirar.

1
Los alpinistas pueden alcanzar alturas de hasta 100 metros
2
Para ejercer como alpinista es necesario hacer el entrenamiento avanzado en alturas.
5
Pueden estar suspendidos durante casi 5 horas
6
Entre sus funciones se encuentran lavar ventanería, resanar y lavar fachadas.
7
A Norbey no le ha tocado ninguna emergencia en su labor, solo en una ocasión hubo un temblor de tierra pero no hubo ningún riesgo. Sin embargo, los alpinistas están entrenados en autorescate y cuentan con supervisión permanente.

Etiquetas: Camilo Obando

footer

footer


Síguenos en Instagram  byn @optimainspira