Compromiso ambiental con acciones concretas

Para nadie es un secreto la creciente preocupación mundial por el tema ambiental. El calentamiento global producto de la contaminación y el deterioro de la naturaleza demandan de personas y empresas una enorme responsabilidad.

El gremio constructor cumple aquí un papel protagónico debido a su accionar; sin embargo, no todos conocemos la labor que una empresa como Óptima realiza para mitigar su impacto y aportar a la conservación del planeta.

La labor de Óptima

Primero que todo hay que decir que cumplimos con los requisitos de Ley emanados por el Gobierno y verificados por autoridades ambientales como Cornare, Corantioquia y el Área Metropolitana. Con estas últimas dos entidades y Camacol, se implementa además el Acuerdo de buenas prácticas ambientales en el sector constructivo, en el cual tenemos un excelente nivel de cumplimiento situado en el 93%, sobrepasando el 70% exigido por norma.

Protocolos claros

Adicionalmente, contamos con un manual de gestión ambiental que define los diferentes manejos en obra relacionados con el impacto en el aire, el agua y el suelo, con sus respectivos protocolos a seguir para garantizar el cuidado de cada uno de estos entornos.

Residuos bien manejados

Todos aquellos recursos no renovables buscan ser consumidos al mínimo, aprovechando además la reutilización de algunos materiales. Esto va acompañado de una minimización del desperdicio, un correcto almacenamiento y una adecuada disposición final.

¿Y los árboles?

En ocasiones es necesaria la tala de árboles para el desarrollo de los proyectos, pero este proceso sigue un estricto protocolo para definir cuáles árboles se pueden talar, cuáles se deben conservar y cuáles es necesario transplantar. Igualmente, se siguen las normas sobre compensación de árboles talados, respetando los rangos que van desde de 2 a 1 hasta 30 a 1 (30 árboles nuevos sembrados por cada ejemplar talado). Estas compensaciones se realizan en las zonas de impacto directo de la obra o en zonas de siembra definidas por las autoridades ambientales.

Alianzas ganadoras

Los sacos en los cuales se almacena el cemento se consideran residuos peligrosos, además requieren de muchos recursos para ser elaborados. Sin embargo, la empresa Argos tiene un programa de reciclaje de estos sacos que permite reutilizarlos y así evitar más consumo de recursos. Óptima hace parte de esta iniciativa hace ya varios años; esto se refleja directamente en menos tala de árboles y menos consumo de agua.

Etiquetas: Camilo Álvarez

footer

footer


Síguenos en Instagram  byn @optimainspira