Cuando se trata de viajar, si se ahorra de a poco, sí se puede.

La mayoría de nosotros, día a día, vivimos atados a la ciudad donde habitamos y a la irremediable rutina: los desplazamientos, el trabajo e incluso el tiempo que usamos para divertirnos y distraernos, tarde que temprano, se ve envuelto por la monotonía que, poco a poco, va acabando con nuestra ánimo y salud.

Es por ello que las vacaciones, siempre añoradas, son la perfecta ocasión para escapar de la rutina y liberar toda aquella energía acumulada en cuerpo y mente. Sin embargo, salir de vacaciones representa evidentemente una inversión de tiempo y dinero. Por ello, es importante aprender a sacar el jugo a todos nuestros ingresos para recaudar una suma, que cómodamente, nos permite disfrutar del destino y los placeres que más deseamos a la hora de vacacionar.

Ahorrar es el método más recomendado para los fondos de nuestros viajes, por ello, a continuación, compartimos algunos consejos vitales para encontrar la forma de ahorrar en detalles que no esperabas poder hacerlo.

Lo primero, sin duda, es recordar que ahorrar es un acto de paciencia y disciplina. De la noche a la mañana no conseguiremos resultados milagrosos, sino que por el contrario, solo la debida organización en nuestros gastos y costumbres nos llevaran al éxito. Por ridículo o improbable que parezca, buscar la forma de ahorrar en cada momento, significa estar un paso más cerca de nuestra meta de viaje.

Ahora bien, para empezar a ahorrar, se debe tener en cuenta la austeridad. Basta de gastos innecesarios por un tiempo: aquella chaqueta o jean que tanto anhelamos deberá esperar un poco.

Si lo que queremos es verdaderamente reunir dinero para vivir una experiencia pendiente, habrá que decir no a las ofertas que periódicamente nos ofrecen por diferentes medios: internet, televisión o en la calle. Por más económico que pueda resultar la compra de algo deseado, siempre recuerda tus prioridades y que el destino elegido para nuestras vacaciones de ensueño va primero.

Siempre recuerda que en la sumatoria de lo pequeño nace la grandeza. El dinero de bolsillo que encontremos o resulte en el día a día se debe ahorrar.

Cuidar de la salud también puede significar un ahorro de dinero. Decirle adiós al gimnasio y aprender a disponer de lo que ofrece la ciudad para ejercitarnos puede representar un ahorro significativo. Parques y complejos deportivos son opciones gratuitas y de fácil acceso para reemplazar los costosos gimnasios. Además caminar para evitar gastar en transporte es otra excelente forma de guardar algo de dinero y mejorar nuestra condición física.

Recordemos siempre que internet es una fuente invaluable de entretenimiento y diversión. A través de él podemos acceder a contenido audiovisual que, por otros medios, puede resultar muy costoso. Cine o compra de música pueden ser reemplazadas por la comodidad de nuestra computadora. Así por ejemplo, en lugar de ver una película en el teatro, podemos rentar o buscarla en línea, permitiéndonos ahorran en traslados, boletería, y como no, la inevitable comprar de algo para acompañar la función.

Por último es importante ser conscientes que nuestros fines de semana son los momentos en que mayor tiempo libre simboliza más planes disponibles para elegir. Mientras nuestra meta sean unas vacaciones de ensueño, los tragos y la fiesta deberán esperar. Cambia de planes: un café en casa, retomar hábitos de lectura o disfrutar de programación cultural (muchos museos son gratuitos) son la alternativa.

Que no se nos olvide que los pequeños sacrificios harán la diferencia a la hora de recoger los frutos. No se trata de ser egoístas con nuestras necesidades, sino de comprometernos con el orden y la paciencia para poder hacer nuestros sueños realidad.

Si el verano nos espera en la playa, paso a paso, con disciplina en al ahorro, allí llegaremos.

Dirección

Carrera 43A # 14 - 27 / Piso 5
Edificio Colinas del Poblado

Teléfonos

Administración: (+57) (4) 268 66 00
Atención al cliente: (+57) (4) 311 33 33

Óptima Vivienda y Construcción
Copyright © 2019